La guía del caballero para el rimming (beso negro)

Por Emen8, updated 1 semana ago in Sexo y citas / Sexo

Este posteo también está disponible en:

Considerado durante mucho tiempo como un comportamiento fetichista, hoy en día el comer culos se ha convertido en algo normal. ¡Grandes tiempos para estar vivo!

Para los chicos a los que les gustan los hombres, el rimming suele ser una parte importantísima de los juegos preliminares. Táctil, sensual y un poco tabú, es una de las formas más calientes de explorar y estimular las zonas más íntimas de un hombre. Tanto si se trata de un juego ligero como de un calentamiento para una sesión más larga y profunda, comerle el culo es una habilidad vital en tu arsenal sexual culinario (nunca mejor dicho).

Y como cualquier habilidad, tu destreza en el rimming puede beneficiarse de un poco de orientación técnica. Sigue leyendo nuestra guía de caballeros para el rimming, y te lo comerás todo en un abrir y cerrar de ojos. ¡Buen provecho!

Un buen rimming comienza (y termina) con una buena higiene

Dejemos esto claro primero: nadie puede garantizarte que lamer el ojete a alguien sea higiénico.

Ahora bien, ambos deben hacer todo esfuerzo posible para estar tan limpios como sea posible. Si te van a besar el culo, asegúrate de haberte duchado y limpiado el trasero. Si utilizas jabón o gel de ducha, no te pases, ya que pueden resecar la delicada piel del ano.

Si estás pensando en después practicar culo-juegos o penetración más intensos, también puedes optar por las duchas anales – echa un vistazo a nuestros consejos para tratar bien a tu culo.

También es importante que te limpies después. Asegúrate de cepillarte los dientes, enjuagarte con un enjuague bucal y lavarte bien la cara. Hasta el culo más limpio tiene bacterias, y a nadie le gusta agarrarse una conjuntivitis.

Banderas rojas

Ya casi estamos metiéndonos en el ámbito de la #NSFW (No apropiado en el trabajo), pero hay algunas cosas a las que hay que prestar atención antes de meterle la lengua por el culo a alguien.

Posterga el juego si tienes desgarros, hemorragias o hemorroides, para darte tiempo a curarte. Del mismo modo, si alguno de los dos ha tenido problemas digestivos en la última semana, como diarrea, calambres o vómitos, debéis evitar el culo-juego. Podrían ser signos de shigella o hepatitis.

Cualquier bulto, llaga o úlcera inusual alrededor del culo o de la boca también podrían ser síntomas de una ITS como el VPH (verrugas) o el VHS (herpes), que pueden contagiarse a través del rimming.

Si notas alguno de estos síntomas, pide una cita con tu médico para hacerte una prueba completa de ITS y evita cualquier contacto sexual mientras tanto.

For tPara conocer el riesgo de contraer el VIH en lo que se refiere a toda actividad oral, consulta Fijación oral: la información más jugosa que sale de nuestros labios sobre mamadas, rimming y besos.

No se trata sólo del agujero

El rimming es mucho más que simplemente “meter la lengua en el culo”. La ingle, el perineo, las nalgas y el escroto entran plenamente en juego durante un beso negro.

Usa tus manos. Explora el territorio con tus manos. Pasa las puntas de los dedos por el interior de sus muslos. Acaricia sus huevos y pasa la lengua por su “periné”. Dale azotes juguetones en las nalgas o muérdelas suavemente con tus dientes. Cuantas más sensaciones puedas aportar a la experiencia, más placentera será para él.

“El rimming es mucho más que simplemente “meter la lengua en el culo”.

Una nota importante: si es un hombre trans, no es buena idea alternar entre comerle el culo y su agujero delantero. Se corre el riesgo de transferir bacterias a su agujero delantero, lo que puede causar infecciones.

Préstale atención

Observa las señales que te da tu pareja y comprueba cómo reacciona durante el sexo. Aunque no siempre sea posible hablar, presta atención a cómo responde. Si se presiona contra ti, gime y aprieta con fuerza el colchón, tómalo como una señal de aprobación para seguir haciendo lo que estás haciendo. Si hay silencio en el otro extremo de la cama y él parece rígido o tenso, probablemente no esté disfrutando, así que es posible que quieras comprobarlo.

Lo que le hace sentir bien puede cambiar a medida que la cosa se pone caliente. Tu suave barba en su culo puede volverle loco durante un par de minutos, y luego empezar a dolerle. Puede que quiera que se la metas hasta dentro desde el principio, o puede que prefiera calentarse con unos suaves lametones antes de que le metas la lengua a tope.

peach on pale blue background

La sincronización es lo más importante

Nadie quiere que le den un papel sorpresa en la película The Human Centipede (El ciempiés humano).

Controla tu intestino antes y durante tu sesión de rimming. Cualquier comida picante, el alcohol o las intolerancias alimentarias (por ejemplo, los productos lácteos o el gluten) pueden irritar el revestimiento de tu culo y provocar consecuencias bochornosas.

Si te has dado una ducha anal, asegúrate de haber expulsado toda el agua antes de sentarte en su cara. Tómate tu tiempo. Si tienes dudas o vacilaciones de cualquier tipo, cancela la sesión. No vas a poder relajarte y disfrutar si estás preocupado por causar un desastre todo el tiempo.

Barba incipiente = problemas

¡Hay más de un lugar en el que puede aparecer una erupción cutánea!

La barba áspera puede sentirse como papel de lija en su agujero, así que enterrar tu cara espinosa en su culo puede que no sea muy divertido para él. Si no puedes afeitarte bien, prueba un enfoque más suave, utilizando sólo la lengua y las puntas de los dedos. De nuevo, presta atención a sus reacciones y a su lenguaje corporal para ver si lo está disfrutando.

Y esto va para los dos. Si te afeitas el vello corporal, ten en cuenta que tu “barba íntima” también puede causar irritación, sobre todo en la piel sensible que rodea su boca y nariz. El vello corporal que ha sido afeitado o recortado suele ser más grueso que el que ha vuelto a crecer después de la cera o el láser. Piensa en el mejor régimen de aseo para tus herramientas, de modo que pueda comerte sin que le salga una erupción galopante.

“… te lo comerás todo en un abrir y cerrar de ojos”.

Échale de todo

No se puede hacer música hermosa si sólo se toca una nota.

Uno de los mejores consejos sobre el rimming es besar el agujero de tu pareja como si lo hicieras con su boca. En cuanto a las sensaciones, la acción de “besar” ofrece mucha variación de textura y presión, lo que evita el efecto insensibilizador de hacer lo mismo continuamente.

Experimenta con diferentes movimientos y posiciones, utilizando todas las partes de tu boca. Escribe su nombre con la punta de la lengua letra por letra. El alternar ligeros roces de labios con movimientos más profundos de “empuje” puede resultar algo increíble. Haz pausas y utiliza tu aliento en su piel para crear anticipación. Diferentes posiciones te permitirán acceder a sus zonas erógenas, así que pruébalas para ver qué le gusta.

Si se la vas a meter, hazlo al final

Una de las mejores facetas de que te coman el culo es la anticipación de lo que está por venir, ya sea que se trate de más culo-juegos (como digitación, juguetes o fisting) o de pasar directamente a que te follen.

La penetración profunda es mucho más suave y placentera con lubricante. También es más probable que salgan rastros de mierda de lo más profundo del recto. No vamos a arruinar el placer de nadie si te gusta eso, pero ten en cuenta que ambas cosas pueden ser potencialmente muy desagradables para el juego oral, así que espera hasta que ambos estéis listos para pasar del rimming a la penetración.

¿Tienes más de 18 años de edad?

Esta sección contiene material NSFW que puede no ser adecuado para los menores de 18 años. Por favor, confirme que es mayor de 18 años para continuar.